Una Rafaga

3236_93171245218_64206300218_2851930_4419606_n

Apagado Riquelme, a Boca le costó desarrollar jugadas en la mitad de la cancha. Pero la explosión de Rodrigo Palacio abrió a la defensa que esperaba y justo a los 33 minutos le sirvió la apertura a Martín Palermo. La Joya desbordó por la derecha, llegó al fondo, cruzó atrás y el Lobo no falló. Conectó de primera y adentro.
No alcanzó a digerir el uno a cero Guaraní cuando, a los 36, una jugada que se dibujó ahora por izquierda le permitió a Palacio tocar al gol. Dos a cero y Boca mostró las razones por las cuales es el puntero del Grupo y aspira a ser el mejor de todos cuando al finalizar la etapa clasificatoria todos los equipos tengan que encolumnarse de acuerdo al puntaje cosechado. Con las ventajas de resolver cada llave en condición de local.
Un golazo de Miguel Paniagua achicó la diferencia en el tramo final de la primera etapa y le puso algo de suspenso al segundo capítulo de un partido que tampoco levantó tras el descanso.
Continuó sin asomar Riquelme en la organización del juego de Boca, y cuando apareció los marcadores se encargaron de bajarlo. Una y otra vez, a veces entrándole muy fuerte. Por eso debieron intentar el colombiano Fabián Vargas y el juvenil Nicolás Gaitán, pero no fue lo mismo. Ninguno alcanzó la claridad que podía tener de Riquelme.
Entonces, el equipo de Ischia continuó funcionando de a ratos. Con la potencia de Juan Angel Krupoviesa, pasando al ataque una y otra vez; el traslado de Vargas, seguro aunque con poca sorpresa; la habilidad de Gaitán, a quien le costó entrar al área… Las gotitas de Riquelme, tratando de escaparle a los marcadores; y con la dupla Palacio-Palermo siempre rondando el área.
En partido de vuelo bajo, Boca continuó manejando la situación. Llegó a través de Gaitán, de Riquelme, de Palermo… A media máquina creó por lo menos media docena y eso le permitió justificar aquella diferencia lograda en el primer tiempo. Guaraní aguantó como pudo y salió de vez en cuando, porque se quedó sin resto físico.

PENAL Y ADENTRO

No había elementos suficientes como para imaginar alguna sorpresa en la Bombonera, y si había alguno desapareció cuando a los 40 minutos una mano dentro del área le permitió a Riquelme disponer de un tiro libre penal, que aseguró picando la pelota al sector opuesto al elegido por el arquero Joel Silva. Tres a uno y punto final. Un tiro libre de Jonathan Fabbro, que Roberto Abbondanzieri sacó al córner, le puso la última emoción a un partido que no terminó de agarrar velocidad más allá de la clara victoria del puntero del Grupo.

Siempre Hay Un Rodrigol

n64206300218_2742701_3866956

Rodrigo Palacio y Martín Palermo, la dupla ofensiva más conocida de los últimos años en Boca, confirmaron que otros la pueden romper pero que ellos siguen vigentes y quieren volver a ser. Sin estar al 100% en lo físico, con la lógica falta de ritmo futbolístico, ambos igual se las rebuscaron para darle el triunfo a Boca. Y para demostrar y demostrarse que están vivitos y goleando… Avisó Palermo con un remate desde lejos en la primera pelota que tocó. Avisó Palacio con un zurdazo cruzado que dio en el palo. Activos, movedizos y optimistas. El Loco, fiel a su estilo, anticipó al defensor tras el jugadón de Vargas y con la punta de su botín alcanzó su gol N°196 en Boca. La Joya picó en diagonal, fiel a su estilo, y tras el gran pase de Riquelme, gambeteó al arquero símil Cani a Taffarel en Italia 90 y definió como para taparles la boca a los que le critican ese aspecto de su juego. Uno, Martín, está regresando, buscando su mejor forma, después de la rotura de ligamentos cruzados de su rodilla derecho. El otro, Rodrigo, está regresando, buscando su mejor forma después de una larga pubialgia. Mouche la viene rompiendo, Figueroa no la metió pero está jugando bien. Sin embargo, Palacio y Palermo no son historia. La siguen haciendo… Saludos

El Mejor Gol De La 6º Fecha

n64206300218_2727632_8149826d

Rodri En la Radio

1788301-1

Boca lo necesita. Tanto como a Martín Palermo o Juan Román Riquelme. Y él trabaja para ofrecer su mejor versión. Y dentro de este contexto, ya recuperado del golpe en la cabeza que lo dejó afuera del compromiso de la semana pasada ante Huracán, Rodrigo Palacio charló con el entrenador y optó por jugar el partido copero del miércoles en Asunción y hoy será suplente.Les dejo el audio de la entrevistaradio dos puntas

“Ya pasó, fue un accidente y un susto grande que nos pegamos todos. De la pubialgia estoy bien pero no recuperado del todo. Es que cometí el error de jugar los noventa minutos con Lanús, con la cancha embarrada y se me cargaron los músculos. Fue una decisión personal porque tenía muchas ganas de volver. Pero estoy en condiciones de jugar”, le dijo el bahiense al programa “Dos de Punta”.

“Nunca me había pasado, nunca me había lesionado de nada. Solamente me rompí el dedo, pero nunca un desgarro o algo grave. Esto me superó y creo que puede ser el cansancio de jugar miércoles y domingo que a la larga te termina pasando factura”, agregó el delantero.

A la hora de hablar del mal arranque del equipo de Carlos Ischia, el “Joya” remarcó que “todavía estamos vivos. En el campeonato pasado ya lo demostramos que si venimos de remontada, podemos llegar a pelear. Es verdad que dimos una gran ventaja que no estaba en los planes y que no podemos perder más puntos, pero solamente tenemos que agarrar confianza nuevamente”.

El último párrafo quedó para hablar de Juan Román Riquelme, el personaje xeneize de la semana. “No, enojado no. Está bien, con muchas ganas y como todo el grupo que quiere mejorar en la tabla para seguir con chances”, remató Rodrigo Palacio.

 

saludos

Solo Un Susto

rogolpe

En medio de la práctica matutina, Rodrigo Palacio chocó involuntariamente su cabeza con la de Gastón Sauro y sufrió un traumatismo de cráneo con pérdida de conocimiento. Si bien ya se encontraba recuperado, fue trasladado a la Clínica Suizo Argentina, y de ahí, derivado a un sanatorio cercano, donde le realizaron una serie de estudios que no arrojaron ningún tipo de lesión. Sin embargo, por este infortunio, está prácticamente descartado para el duelo ante Independiente. Corría con normalidad la práctica matutina del plantel xeneize, hasta que Rodrigo Palacio y Gastón Sauro chocaron involuntariamente sus cabezas tras un tiro de esquina, lo que provocó la preocupación instantánea de todo el plantel. El delantero bahiense se llevó la peor parte, sufrió un traumatismo de cráneo con perdida de conocimiento, pero ya se encuentra recuperado. El atacante fue llevado a la Clínica Suizo Argentina, y luego trasladado a un sanatorio cercano, donde le realizaron una radiografía y una placa de torax, las cuales no arrojaron ninguna lesión. Igualmente, el delantero está prácticamente descartado para el partido del domingo a las 19.30 ante Independiente por la quinta fecha del Torneo Apertura. A causa de este infortunio, el entrenador Carlos Ischia dio por terminada la práctica del plantel. Tras la misma, el arquero Abbondanzieri brindó tranquilidad y le puso paños frios a la situación: “Gracias a Dios fue sólo un susto. Nos avisaron que Rodrigo está bien”.

 

saludos

Volvio Rodrigol

n64206300218_2593545_6236

El sábado, ante Newell’s, los carteles de los hinchas reunían las siglas PV. Eran para el inmortal goleador y resumían el sentimiento de otro retorno: Palermo vuelve. Anoche, esas mismas dos letras tuvieron efecto en su viejo compañero de dupla. El que retornó, esta vez, fue Palacio. Al gol y también a ese juego movedizo, activo, encendido, difícil de decodificar para esos mismo rivales que hasta hace poco tiempo desparramaba en la cancha. Rodrigo no sólo abrió la puerta de la victoria en este debut copero de Boca.
También, una ventana de esperanza para su propia apuesta de volver a
ser el que era.

La maldita pubialgia que lo castigó en el último semestre del 2008 está quedando atrás. Palacio está recuperando ritmo, despliegue, energía y, sobre todo, desequilibrio. Anoche, de hecho, le cometieron a él la falta que derivó en su propio gol. Y convirtió, podría decirse, como el otro Pa. Agarró un rebote en el área, tras un pase de Vargas que cortó un defensor de Cuenca y, con un zapatazo de la nada, a lo Palermo, se la clavó en el ángulo a Morán.

Música para sus oídos, otra vez sonó el “Rodrigo, Rodrigo” en la Bombonera. Y como en los viejos tiempo, volvió ese festejo con los brazos abiertos y
beso a la tribuna. Pero más allá de alimentar su alto promedio de gol en Copa Libertadores (ya suma 11 tantos), en su primer partido como titular en el año, se bancó bien físicamente todo el partido, lo que fue otro buen síntoma de que su recuperación total está muy cerca.

Por lo pronto, se lo vio desbordar como era su costumbre y los defensores
ecuatorianos, varias veces, tuvieron que frenarlo con faltas. Hasta tuvo tres posibilidades más para convertir: otro tiro para probar a Morán en el primer tiempo, un centro que en el trayecto cambió de dirección y casi se le mete al arquero de Cuenca y un remate cruzado que se le fue desviado.

La noche de Rodrigo fue, sin dudas, una de las mejores noticias en este debut de Boca en la Copa. El delantero jugó más tiempo en este partido que en todo el 2009. Hasta ayer, Palacio había sumado 55 minutos en total: 32 en el superclásico del verano y 23 el último sábado, ante Newell’s. Iba a ser reemplazado por Noir a diez del final, pero Morel se lesionó y agotó la última variante.

Fuente:Ole

Al 75%

1226420957970_f

La sonrisa, en complicidad con Gracián, es la imagen que oficia de símbolo. La colita, marca registrada ya, cogotea de un lado a otro, espera, mansita, el envío. De derecha, de izquierda, por abajo, por arriba. Hay electricidad en Casa Amarilla. Palacio está encendido. Al 75%.

Tras no haber sentido dolor en los 40 minutos de fútbol que realizó el jueves (su primer ensayo formal del semestre), la mañana de ayer era clave para saber cómo iba a seguir la recuperación de Rodrigo. Y el gran rendimiento que tuvo en los trabajos de definición fue la gota que llenó el vaso. Ahí, Ischia se terminó de convencer (si es que aún dudaba) de que lo incluiría en la lista de concentrados para el partido frente a Vélez.

En los ejercicios para afinar la puntería que dispuso el técnico, la Joya se destacó. Con Gracián y Battaglia como laderos, mientras uno tiraba el centro, los otros dos iban a buscar al área. Y de ocho ejecuciones que recibió Palacio, convirtió seis. Sí, el 75%. La embocó con derecha, de zurda y hasta clavó un par de testazos goleadores. Las dos pelotas que no pudo conectar tienen justificativos: una la tocó antes el Tano y la otra terminó muy pasada. Así, pues, todos las bolas que cayeron cerquita de su zona, las mandó a sacudir la red. Después, cuando los envíos fueron fijos desde los costados, con bocha quieta, metió tres de cuatro. Sí, también el 75%. En lo que sí falló fue en los tiros libres. Ahí, desde el borde del área grande y sin barrera, la única bola que pateó terminó en las manos del arquerito Josué Ayala. Luego de eso, hizo un trote regenerativo y partió derechito a las duchas.

El puño apretado para festejar varios de sus goles y las cargadas con buena onda a Javi García también sirvieron como botón de muestra del ánimo del delantero. La idea, claro, es dejar atrás esa pubialgia que lo tiene a maltraer desde mitad de año y que le permitió disputar tan sólo seis partidos en el semestre (cuatro del campeonato y dos de la Recopa). Y si bien su semblante en estos casi 40 días de ausencia consecutiva (su último encuentro fue el 5/10 en la derrota ante Estudiantes en la Bombonera), no reflejaba la cara de un tipo amargado, el hecho de saberse nuevamente en una lista de concentrados lo hizo marcharse ayer de Casa Amarilla a pura felicidad. Firmando autógrafos y acaparando flashes por doquier (como siempre se mostró amable con sus fanáticos), pero también avisándole a su cara que la alegría ya era completa.

El 75% de efectividad que tuvo Rodrigo en los ensayos de definición es copia fiel de su actual estado físico. A pesar de que no siente dolor y puede patear con normalidad, viene de un tiempo prolongado sin jugar y, por ende, sin ritmo futbolístico. Por eso, la cautela del DT en sus declaraciones. “Todavía no está para jugar de entrada. Está entre los concentrados y es muy factible que vaya al banco. Ha tenido una leve mejoría y se nota, pero todavía muy lejos del Palacio que conocemos. El y todos lo sabemos”, explicó el Pelado, quien considera al delantero una de sus armas fundamentales.

El propio Rodrigo sabe que necesitará continuidad para recuperar ese pique corto electrizante que supo lastimar varias defensas. Por ahora, su físico y su rendimiento marcan su realidad: está al 75%.

Saludos