Es El As De Espada

Fue una diagonal que por un buen rato generó la sensación de que la Recopa estaba asegurada: a los seis minutos de partido, Rodrigo Palacio encaró hacia el medio y cedió a la derecha para Lucas Viatri, mientras él continuó su recorrido hacia el centro del área. El reemplazante de Martín Palermo ni siquiera tuvo que acomodar la pelota antes de enviar el centro: la pelota le quedó tan justa que levantó la cabeza y directamente envió el centro para la diestra del as de espadas, que la clavó en un ángulo como venía y a festejar. Como en la ida, como tantas otras veces, apareció en esta final…

Cuando a los 29 del segundo tiempo advirtió que desde el banco se preparaba Ricardo Noir para reemplazarlo, hizo un gesto para seguir. En ese momento, el partido y el resultado se habían puesto complicados, pero él ya había cumplido su aporte. Fue su octavo gol en definiciones continentales. Impecable: apenas no convirtió por la Recopa contra el Once Caldas, en el 2005.

En el primer tiempo, a su vez, estuvo a punto de convertir el 2 a 0 que hubiese evitado el nerviosismo del final. Riquelme le metió una asistencia y Palacio intentó gambetear a Campestrini hacia la derecha, pero el arquero reaccionó y le sacó la pelota. Luego se mantuvo movedizo, inquieto, exigente. Y le protestó a Saúl Laverni un golpe de Carlos Báez a la altura del cuello.

Probada carta de triunfo, en este semestre Boca sólo lo utilizó en las dos finales ante Arsenal (por una pubialgia) y cumplió con un gol en cada partido. Todo indica que tendrá premio extra con una convocatoria para los partidos de Eliminatorias contra Paraguay y Perú. El llamado se confirmaría el domingo, si la lesión no le genera nuevas complicaciones. “Terminé con dolor, pero me voy a recuperar”, contó. Y claro, Alfio Basile también quiere tener el as de espadas…

Olé

Besos