Quieren Un Palacio Ingles

t052dh03.jpg

Justo con Colo Colo a Rodrigo lo vinieron a ver enviados del Chelsea. Si tras esa actuación no sacan la billetera…

Si existiese un partido en el que se resumieran todas sus condiciones para ser vendido al mejor postor, sin necesidad de que el interesado recurra a un compacto de videos, Rodrigo lo jugó el jueves. Descomunal por donde se la mire fue la actuación de Palacio contra Colo Colo. Y, vaya casualidad, enviados del Chelsea estuvieron en la Bombonera para ver su mejor expresión en vivo y, acaso, sacar sin dudas las billetera para pagar los millones de dólares que pedirá Boca por él. Se supone, muy pronto, los ingleses regresarán con novedades. Mientras tanto, la Joya, el chico de tapa en estas horas, prefiere mantener los pies en la tierra. “No pienso en eso. Estoy contento acá, quiero seguir por este camino y ayudar al equipo. Luego, si hay alguna oferta, se verá”, la pateó afuera. O para adelante.Palacio no sólo fue muy elogiado por la prensa (Olé le puso 10) a raíz de su noche consagratoria ante los chilenos. Ayer, durante la práctica de la mañana, también tuvo el reconocimiento de sus compañeros. Vargas, de hecho, lo definió como un verdadero monstruo: “Que los compañeros te digan eso es lo mejor que te puede pasar, pero acá está lleno de monstruos, hay un gran equipo”, comentó, siempre con ese discurso humilde.

Mañana, Rodrigo no faltará a otra cita emotiva para él, que es la visita a su ciudad. Ahí, en Bahía, el delantero buscará continuar con su gran presente y trasladar al Carminatti la ovación que se llevó de la Bombonera. “Le agradezco a la gente que siempre confió en mí, salvo algunos que se enojan porque erro goles o porque no me quieren, porque es así: a todos no les vas a gustar. Pero en realidad, la gente siempre me ha tratado bien y hago lo mejor para devolverles eso”, aseguró, como si él mismo sintiese que tiene que revertir opiniones. Con partidos como el del jueves, detractores de su juego, seguro habrá cada vez menos…

Olé

Saludos

La Magia Estaba En Un Palacio

tapagfg.jpg

Sin Román, el que frotó la lámpara fue Rodrigo: cada pique suyo fue una jugada de gol y metió el 3-2 clave con una definición bárbara.

Cómo juega. Cómo corre. Cómo desequilibra… A todas esas virtudes de Rodrigo Palacio que despiertan admiración pero que ya son conocidas, habrá que agregarle otra: ¡cómo define! Sí, justo lo que más se le marca como defecto a uno de los mejores delanteros del fútbol argentino. Porque ayer, Rodri metió el gol clave del partido, el del 3-2 para darlo vuelta, con una definición bárbara. Pique al vacío tras el pase de Neri, gambeta larga al arquero y derechazo cruzado y preciso, casi cayéndose, para hacer inútil el esfuerzo del defensor que se tiró para sacarla. Un golazo para destacar por varios motivos: su viveza para ver el hueco y mostrarse como receptor, su velocidad para dejar en el camino a Muñoz y su precisión para darle al arco. ¿Así que definía mal?, habrá pensado el delantero al festejar llevándose su mano derecha a una de sus orejas. Sí, ahora él los quiere escuchar…Con la actualidad de la pelea del Gobierno con el campo, se podría decir que ni con una soja lo pudieron parar a Rodrigo. O que atravesó cualquier corte de ruta que los defensores chilenos intentaron inventar. Palacio se cansó de picar y desbordar. Hace unas semanas, Olé publicó datos que maneja el cuerpo técnico de Boca y que confirman lo que se ve en la cancha: el bahiense es uno de los jugadores que más corre por partido (alrededor de diez kilómetros). Más por derecha que por izquierda, desniveló por velocidad y picardía. Pero claro, todo lo que bueno que generaba no llenaba tanto porque no podía meterla. A los 15 minutos de juego, bajó un centro de Dátolo y su derechazo se fue apenas alto. En el segundo tiempo tuvo revancha. Y además del gol, pudo haber pegado otro grito. Unos minutos después, entró por derecha, dejó un rival en el camino y remató cruzado. La pelota dio en el palo y fue a parar a las manos de Muñoz.

Sin Román, parecía que había desaparecido la magia. Error. Estaba en un Palacio. Cómo juega. Cómo corre. Cómo desequilibra. ¡Y cómo define!

Que grande la Joya, jugó un partidazo anoche y con gol incluido, Gracias Rodri por poner todo por la Azul y Oro y dejarnos emocionar con tu futbol, con tu entrega, con tus goles y con esa humildad que te caracteriza en cada nota que das.

Señoras y Señores, la Joya de Boca. “Rodrigo Sebastian Palacio”

Saludos

Bien Arriba

1206376334_f.jpg

Siete minutos necesitó Boca para ponerse al frente en el marcador. El equipo fue a buscarlo con todo y después de un rebote largo que dio el arquero Blázquez, Jesús Dátolo remató mordido y la pelota se metió en el ángulo izquierdo del arco.

Un gol muy gritado que le daba la tranquilidad de salir ganando casi desde el vestuario.

Tan así fue, que el equipo controló la pelota y las acciones con calma, sin dejar a Colón progresar en el campo de juego. Caranta tuvo un primer tiempo muy tranquilo.

Hasta que llegaron los 38, y la segunda jugada a fondo terminó en el 2-0. Martín Palermo le bajó una pelota a los pies de Leandro Gracián, que en una jugada individual majestuosa se sacó de encima a su marcador y al arquero, para definir con el arco vacío.

En la segunda mitad, Boca mantuvo la supremacía y Colón navegó en la intrascendencia, apenas inquietando a Caranta con un remate de media vuelta dentro del área. El arquero rechazó con los pies despejando el peligro.

El tercer gol estuvo muy cerca de llegar con varias chances que terminaron diluyéndose. Palermo desperdició la más clara al lado del arco, Neri Cardozo remato muy suave de frente al arco, y Dátolo pudo haber marcado su segundo gol de la tarde si no le sacaban la pelota en la línea.

Sobre el final del partido, González descontó para Colón con un remate de cabeza.

Boca volvió a la victoria, consiguiendo tres puntos que lo ponen por ahora, como puntero del campeonato junto con River.

Saludos

Cuando Nada Sale

1206082341_f.jpg

Boca Juniors perdió 2 a 0 ante el club chileno Colo Colo, como visitante, por la tercera fecha del Grupo 3 de la Copa Libertadores.

Nuestro equipo generó situaciones de peligro, sobre todo en el segundo tiempo, pero careció de eficacia en el último toque y convirtió en figura al arquero Cristian Muñoz, ex jugador de la institución.

La posibilidad más clara llegó a los 42 minutos, cuando Paletta conectó de cabeza un corner ingresando por el segundo palo y la pelota rozó el poste derecho.

Antes de esta acción, el volante creativo Juan Román Riquelme ensayó dos remates de media distancia que pasaron, el primero por arriba del arco, y el segundo cerca del palo derecho de Muñoz, ex compañero del Diez en el Mundial
Sub 20 de Malasia 97.

Mientras tanto, el delantero Rodrigo Palacio seguía desbordado por las bandas una y otra vez y enviando siempre el centro atrás.

En el inicio del segundo tiempo, Boca salió a presionar, a manejar el partido con convicción y personalidad para tratar de revertir la historia.

A los 5 minutos, Ledesma recibió una pelota de espaldas al corner y ensayó una media chilena que obligó al arquero a su máximo esfuerzo para evitar el descuento.

Boca atacaba y atacaba con ferocidad. Primero Morel ejecutó un tiro libre y otra vez el arquero salvó a su valla, y Palermo, en la primera situación clara, cabeceó dentro del área pero no pudo ser. Y en la segunda que tuvo no definió con precisión.

Pero a los 31′, Riquelme se retiró lesionado con un dolor en el aductor derecho. Y así las chances se redujeron. Nada salió esta noche en Chile. Pero todavía hay tiempo para la recuperación.

Saludos

Empate

palacio.jpg

Luego de un arranque frío, donde los dos equipos se midieron demasiado y la pelota pasaba de un lado a otro sin pausa, Boca impuso su fútbol y empezó a llegar con claridad al arco de Huracán.

Primero Ledesma con un remate de larga distancia, después una llegada de Vargas y dos de Palacio acercaron al equipo de Ischia al gol, pero en cada oportunidad los jugadores chocaron contra el arquero Marcelo Barovero.

El Uno del Globo tapó cada llegada de Boca a puro reflejo y se convirtió en la figura del partido, evitando él sólo la caída del arco local.

En la segunda mitad el trámite se repitió. El partido fue monótono hasta los últimos 20 minutos de juego donde Boca armó las jugadas más claras.

Palermo con un remate cruzado de zurda que se fue ancho y Battaglia reventando el palo izquierdo del Globo estuvieron muy cerca de romper el cero.

Sobre el final, Palacio volvió a perder con el arquero de Huracán, que sacó por sobre el travesaño una pelota que tenía destino de gol.

La gran tarde de Barovero impidió que Boca se llevara los tres puntos y alcanzara la punta del campeonato.

Agenda Del Plantel

-Lunes: 11 hs. Entrenamiento en Casa Amarilla
-Martes: 9 hs. Entrenamiento en Casa Amarilla. 23 hs. Concentración en Hotel Inter-Continental.

-Miércoles:
9 hs. Entrenamiento en Casa Amarilla – 16 hs. El plantel viajará a las 18.15 a Santiago de Chile en el vuelo de Lan Chile 466, donde jugará el jueves ante Colo Colo. Se hospedará en el Hotel Marriott Santiago. Regresará a Ezeiza el viernes a las 17.05 en el vuelo 445 de Lan Chile.
-Jueves: 9.30 hs. Entrenamiento en Casa Amarilla (los que no viajan). ? 21.40 hs. (hora argentina) Partido vs. Colo Colo
-Viernes: 18 hs. Entrenamiento en Casa Amarilla. 23 hs. Concentración en Hotel Inter-Continental.
-Sábado 22: 10 hs. Entrenamiento en Casa Amarilla
-Domingo 23: 16.10 hs. Partido vs. Colón en la Bombonera
-Lunes 24: 11 hs. Entrenamiento en Casa Amarilla

“Seria Un Orgullo Usar La 7”

bocaghdfg.jpg

Algunos, en aquellos primeros tiempos de convivencia bajo los mismos colores, podían pensar que se trataba de una postura forzada para pagar el inevitable derecho de piso. Algunos otros, ya menos que al principio, también podían interpretar que aquellas repetidas loas para su competidor directo por el puesto eran una manera de congraciarse con el referente al que relegaba al banco, un peso pesado de todos los tiempos. Y por ahí alguno más, ya un caso aislado, podía pensar que los elogios del ídolo chico al ídolo viejo, que se repitieron hasta los últimos días que compartieron en Boca, seguían siendo una puesta en escena para la tribuna. Pero, a esta altura, con Rodrigo Palacio consagrado en el club y Guillermo Barros Schelotto disfrutando sus últimos años de fútbol en Estados Unidos, ya no puede quedar ninguna duda de la admiración mutua. Menos aun si uno de los últimos deseos de Rodrigo antes de marcharse hacia Europa, cosa que ocurrirá seguramente en junio, es justamente ponerse la camiseta del Melli: “Sería un orgullo utilizar la camiseta número 7 antes de irme del club. Yo estoy identificado con la 14, pero si Guillermo me pide eso, lo haría. Aunque todos sabemos que la 7 es de él”, confesó Palacio ayer en una entrevista concedida al sitio oficial en Internet que tiene Boca.No era cuento, entonces, la reverencia constante del dueño de la 14 para el titular eterno de la 7. La admiración de Rodrigo, historia conocida, empezó mucho antes de coincidir en Boca. Más precisamente aquella vez que un Palacio que todavía soñaba goles en Bahía Blanca visitó a un Guille que ya brillaba en Gimnasia en una práctica en La Plata. Uno se fue con una camiseta firmada, una foto para la posteridad y esa felicidad inmensa que causa el cara a cara con un ídolo. El otro, con la satisfacción de haber cumplido con un hincha y, claro, sin la remota idea de que el fútbol los volvería a poner tan cerca bastante más allá en el tiempo. En Boca se conocieron en enero de 2005, cuando Palacio aterrizó en el club después de descoserla en Banfield, y enseguida Guille lo puso bajo su ala. Fue su consejero durante la adaptación al club, su sostén ante los frecuentes bajones anímicos y su primer defensor ante las críticas de la prensa por la puntería torcida. Todo a pesar de que los goles del recién llegado lo condenaron primero al banco y, a la larga, a ese exilio privilegiado que viven las estrellas en Estados Unidos.

No sólo se llevaron bien dentro de la cancha, las pocas veces que compartieron una. O mejor dicho, en el vestuario. Afuera, a pesar de la diferencia de edad, también hicieron migas. E incluso a fines del 2005 decidieron pasar juntos unas vacaciones en México con sus respectivas familias. Ahora que Rodrigo ya dejó bien lejos la adaptación, atrás las irregularidades y otra vez brilla entre las estrellas de Boca, ahora sí entonces, está dispuesto a cumplir todos los sueños pendientes antes de la inevitable despedida. Porque eso marca la realidad por más que también diga que le encantaría firmar un contrato eterno con Boca: “Estoy muy cómodo en el club, y seguro que firmaría un contrato así, de por vida, pero soy consciente de que es complicado porque todavía soy joven, y tal vez al club no le conviene tanto que yo me quede”. Igual, mientras empieza a preparar el adiós, y elige los goles a San Pablo por la Recopa como los más importantes que hizo en el club y los que le metió a Racing y Huracán (TA) como los más lindos, ambos desde fuera del área, disfruta de este presente azul y amarillo: “Boca fue lo mejor que me pasó en mi carrera. De chiquito soñé esto y lo pude cumplir“, contó.

Ahora a Rodrigo sólo le falta ponerse en algún partido esa 7 que, después de estar casi un año guardada en el placard de Casa Amarilla, en este torneo le tocó al pibe Pablo Mouche, quien la pidió especialmente pese a lo que pesa ese número en la espalda, o quizá precisamente por eso. Guillermo se puede quedar tranquilo si Rodrigo se da el gusto. Seguro que el 7 le quedará tan bien a Palacio como al viejo ídolo de Boca.

Olé

Saludos

“Firmaria De Por Vida”

1554154-1.jpg

Con más de tres años en Boca Juniors, donde suma más de 100 partidos, Rodrigo Palacio es un emblema del club de La Ribera. Idolo y figura, tocó todos los temas en una entrevista exclusiva con el Sitio Oficial.

–A Martín Palermo y Hugo Ibarra se les haría un contrato hasta que se retiren. En tu caso, ¿firmarías un vínculo de por vida con Boca?
–Estoy muy cómodo en el club, y seguro que firmaría un contrato así. Pero es complicado, debido a que soy joven, y capaz al club no le conviene tanto. Pero no tendría problema.

Heredero del puesto de Guillermo Barros Schelloto, Palacio reconoce que en caso que el ex jugador del club se lo pida, utilizaría con mucho orgullo la camiseta número 7. “Estoy identificado con la 14, pero si Guillermo me pide eso, lo haría. Aunque todos sabemos que la 7 es de él”.

–¿Qué fue lo qué más te sorprendió del mundo Boca?
–A uno le dicen, pero estar adentro es diferente. Lo que se vive en el país y el mundo, es fantástico.

–Desde tu llegada al club, ¿cuál fue tu gol más lindo?
–Los goles más importantes son los que le hice al San Pablo en la Recopa. Los más lindos fueron uno a Racing, y otro a Huracán de Tres Arroyos. Ambos desde afuera del área.

–¿Y el título más importante?
–El título que más disfruté fue la Copa Libertadores del año pasado. Es el torneo más grande de América, y lo pude ganar. Pero en verdad, todos hacen que uno se ponga feliz.

–¿De todos los entrenadores que tuviste, ¿quién te marcó vos?
–No tuve muchos entrenadores, pero todos me dejaron algo. Pero el que más me marcó fue el Coco Basile.                                                       

–¿Qué le diste a Boca, y viceversa?
Boca me dio mucho cariño, tanto la gente, compañeros y dirigentes. No me puedo quejar del trato. A cambio, yo siempre traté de dejar todo en la cancha.

–El día que tengas que realizar un balance de tu carrera, ¿qué lugar ocupará Boca?
Boca fue lo mejor que me pasó en mi carrera. De chiquito soñé esto, y lo pude cumplir.

Boca Juniors

Saludos