“Yo Tengo Muchos Goles Acá”

d012dh01.jpgHabló el delantero y se defendió de las críticas por su falta de definición: “No soy Martín pero también convierto”.

Dos o tres preguntas y listo, ¿no?”. Incómodo por estar sentado delante de los periodistas en la conferencia de prensa, Rodrigo Palacio primereó buscando complicidad. O piedad, teniendo en cuenta lo que sufre cada vez que debe dar una entrevista. Fue, sin dudas, la gran novedad en el entrenamiento de Boca, más allá del resultado de la práctica. ¿Cuál? Que habló Palacio. Reacio a las notas, un poco por esa timidez que mantiene desde que llegó al club y otro poco por la bronca que le dan ciertas críticas que recibe, el delantero nunca había dado una conferencia de prensa desde que se instaló esta modalidad en Casa Amarilla. Pero Riquelme, el impulsor de esta comunicación con el periodismo, ayer lo convenció. Nervioso, serio, respondió más que “dos o tres preguntas” y no ocultó su molestia ante el comentario sobre su falta de definición.

–Para Román, sos el mejor delantero del fútbol argentino. ¿Qué sentís?

Obvio que me cae bien. Que lo diga él es algo muy lindo. Y me dan ganas de trabajar para lograr eso.

–¿Qué balance hacés de tu nivel en este torneo?

-Creo que es bueno, estoy conforme con lo que hice en este arranque, era lo que esperaba.

–¿Qué opinás de Palermo, que está por superar el récord de Varallo?

–Martín es un delantero que, en cualquier momento, hace un gol. Ojalá que el domingo la meta. Y si no, será en el próximo.

–Tus dos goles en el Clausura fueron asistencias de Román, ¿se van entendiendo de a poco?

–Sí, es fácil jugar con él, por el talento que tiene. Poner pases de gol es una de sus grandes virtudes. Para mí, es el mejor jugador del fútbol argentino.

–El domingo cumpliste 100 partidos locales en Boca. ¿Pasaron rápido?

–Sí. No tenía ni idea. No lo podía creer que llegué a los 100. Es algo muy lindo.

–¿Pensás en volver a ser citado a la Selección?

–No. Ahora pienso en hacer las cosas bien en Boca.

–¿No es una meta?

–Mi meta es estar bien acá. Jugar bien, tratar de ganar cosas. Eso me va a acercar a la Selección.

–¿Por qué con el Bicho hiciste el gesto de “ahora hablen” tras tu gol?

–Es que ustedes hacen una novela que no comparto. Dicen que erro goles… No soy un definidor como Martín, que tiene una, y no perdona, pero hago goles. No me olvido de que tengo muchos goles acá y que no soy un delantero de área. En cuatro partidos hice dos goles. Estoy tranquilo.

–¿Te molesta mucho?

–Me tendría que resbalar, pero me dan bronca esos comentarios. Porque uno trabaja para mejorar y no valoran otras cosas.

Olé

Saludos

Defensa Y Elogios Para Rodri

1203531049_f.jpg

Martin Palermo:

“A Palacio le reclaman goles por las situaciones que se le presentan y quizás no tiene la chance de convertir. Pero no es el goleador, no está identificado con eso como yo. Con Guillermo pasaba lo mismo: era desequilibrante, hacía la diferencia, era un asistidor, tenía participación en los goles y a veces la metía”.

Renato Civelli (jugador de Gimnasia):

Sin duda que el fuerte de Boca está adelante. Tiene un buen jugador como Riquelme, otro bueno como Palermo y el que para mí es el mejor del campeonato que es Palacio. Lo conozco bien y por eso opino lo que dije. Acá cuestionan a cualquiera. Lo bueno es que Rodrigo no se hace problema y sigue jugando tan bien como siempre.

Pala100

1203338254_f.jpg

Espero demostrar por qué me trajeron”. Así, con esa humildad que aún mantiene, hablaba Rodrigo Palacio antes de debutar en la Primera de Boca, allá por comienzos del 2005. Ya había jugado unos partidos de verano. Ya se había mostrado en la Copa Libertadores. Pero le faltaba hacer su estreno en el torneo local. Y el 27 de febrero se dio el gusto: entró a los 20 minutos del segundo tiempo contra Olimpo y, además de un patadón de Laspada, se llevó una ovación de la Bombonera. Sería la primera pero no la última. Hoy, a tres años de su presentación, la Joya cumple 100 partidos en el club, sólo en el plano local. Pala…cien.

Bienvenido al club. Con el encuentro de hoy en San Juan, Rodrigo se meterá en el exclusivo club de los que jugaron más de 100 partidos en la Primera de Boca. En el plantel actual, los que superan esa cifra son Riquelme, Palermo, Ibarra, Battaglia y Cardozo. Pero en sus tres años en el club, también sumó otras cosas: prestigio, títulos, goles, ofertas, muchos elogios, pocas críticas y un gran afecto de los hinchas. Aquel delantero que la rompió en Banfield y que prometía hacerlo en Boca, cumplió con creces. A tal punto que el club xeneize fue su trampolín a la Selección (único jugador de campo del torneo local en ir al Mundial 2006), al interés europeo (lo buscaron el Lyon, Barcelona y muchos más) y a la fama, que no le gusta y lo incomoda.

Tanto fue su aporte que Boca, que en un primer momento había comprado sólo el 17,5%, decidió quedarse con la totalidad de su pase. “Hasta que dure mi presidencia quiero que Rodrigo juegue en Boca”, deseó Macri a fines del 2005. Por eso, un año después, el delantero firmó un contrato millonario hasta diciembre del 2010. ¿Para retenerlo? Sí. Aunque en realidad, Palacio tampoco parece tener muchas ganas de irse. El año pasado rechazó una oferta del Lyon por 15.000.000 millones de euros. “Estoy cómodo acá”, siempre dijo.

Este año lo arrancó con goles. Dos en dos partidos, tras grandes asistencias de Riquelme, quien lo mimó: “Es el mejor delantero del país”. Y eso que la definición es lo que se le marca como principal déficit. Sin embargo, su promedio de gol es bastante alto: 45 tantos en 99 partidos, casi un gol cada dos partidos. ¿A qué se debe entonces esa crítica? A que no convierte en proporción a la cantidad de chances que él genera. Hoy, en su partido N°100 con la camiseta de Boca en el fútbol argentino, intentará seguir de racha. Que los cumplas feliz.

Palabras Del Papá De Rodri

Lógicamente que a Rodrigo lo veo mucho más maduro y más jugador que cuando le tocó debutar en Boca. Pasó algo muy difícil, que es estar en un club tan difícil como éste, por las presiones, y adaptarse. Con respecto a su juego, lo veo muy bien. Si hay algo que me gusta de él son todas las situaciones de gol que genera, a veces por juego colectivo y otras por mérito propio. Creo que eso es muy importante en un delantero, por eso no comparto cuando dicen que falla al definir. De hecho tiene muchos goles en estos años. Igual, va a seguir mejorando.

¡¡¡¡¡¡ FELICIDADES JOYA !!!!!!

Saludos

“Yo No Soy Un Goleador”

1203906033_f.jpg

No convertir puede perjudicar a un delantero. Su confianza se alimenta de goles, y hay quienes miden su rendimiento por la posición que ocupan en la tabla de artilleros. Sin embargo, Rodrigo Palacio se preocupó por aclarar que no se trata de su caso. “El periodismo se confunde: yo no soy un goleador. Trato de hacer otras cosas, como abrir la cancha o habilitar a un compañero”, dijo ayer, tras la victoria de Boca.

Si bien festejó en las dos primeras fechas del Clausura, aún es incipiente su reaparición en la red, tras una temporada irregular en 2007. No obstante ello, su movilidad y alta participación en el juego le permitieron asistir a Palermo, que convirtió las dos conquistas de Boca. “No anoté, pero ganamos y estoy contento por Martín. Además, me siento con mucha confianza porque estoy bien de la cabeza”, señaló.

Ante los sanjuaninos, Boca pudo ampliar la diferencia. Y este punto dejó conforme a Palacio: “Erramos un par de goles, pero es normal, a todos los equipos les pasa. Por suerte nosotros convertimos en todos los partidos y con eso nos alcanza”.

Ayer la Joya jugó un gran partido, tambien festejó su partido número 100 con la camiseta azul y oro.

Saludos

Empate En Venezuela

1203602550_f.jpg

Boca Juniors, actual campeón de la Copa Libertadores de América, debutó con un empate 1 a 1 ante Unión Atlético Maracaibo, en Venezuela, por el Grupo 3.

El próximo partido será el miércoles 6 de marzo, ante Atlas (dirige Miguel Brindisi), de México, en la Bombonera. Comenzará a las 21.20.

El gol xeneize llegó a los 39 minutos del segundo tiempo por intermedio del mediocampista Sebastián Battaglia. Riquelme envió un centro desde la derecha, falló la defensa local y el santafesino puso justo el pie derecho para anticiparse a todos.

En el primer tiempo el equipo dirigido por Carlos Ischia generó dos situaciones claras para abrir el marcador. Una a través de Palermo y otra por Alvaro González.

La primera transcurrió a los 10 minutos, cuando el arquero Henao (campeón de la Copa Libertadores en 2004 con Once Caldas, de Manizales, Colombia, al ganarle a Boca en la definición por penales) salió a cortar un centro en falso. Ahí apareció la cabeza de Palermo para ganar arriba, pero el golpe careció de la precisión necesaria. La otra acción sucedió a los 38min. Morel recibió solo por su lateral izquierdo, levantó la cabeza y asistió con un pase teledirigido que cruzó toda la cancha al uruguayo Alvaro González, quien ingresó a toda velocidad por la derecha y ensayó una volea que pasó muy cerca del palo derecho.

Así se esfumaba la etapa inicial. Unión Atlético Maracaibo también contó con algunas situaciones, pero al igual que nuestro equipo careció de eficacia en el último toque.

En el segundo tiempo Boca salió más decidido a romper el cero. Presionó en la salida del rival y no le dejó tomar la iniciativa. Battaglia y González, en la mitad de la cancha, y Palacio en ofensiva, se convirtieron en ejes de los ataques cumpliendo distinas funciones: recuperación y explosión.

Pero el gol no llegaba, se negaba, se resistía. Pedía una definición certera. A los 2 minutos, Palacio, como en toda la noche, desbordó con su habilidad y velocidad supersónica por la izquierda. Llegó hasta el fondo y, ante la salida de Henao, tocó la pelota con su pie derecho. La pelota rebotó en el travesaño y salió. Riquelme, en un intento por capturar un rebote en la misma jugada, no pudo empalmar la pelota con justeza.

Y ya iban… Pero no era la última. A los 18, otra vez el bahiense, mano a mano con el arquero colombiano, quieren picar la pelota por sobre su cuerpo pero éste en gran intervención tapa la pelota. Dos minutos más tarde el que se aproximó con peligro fue Maidana en una de sus pocas proyecciones por la banda derecha. Su remate en la esquina del área fue abortado también por Henao.

A los 32, Palermo le bajó una pelota de cabeza a Riquelme, quien dentro del área no pudo rematar con precisión. Román nunca se pudo acomodar ni perfilarse porque el pique de la pelota lo perjudicó.

Pero, como dice el refrán, Boca no podía irse de tierra caribeña con una derrota. Hubiera sido muy injusto. Por entonces, el local ganaba por 1 a 0 con un exquisito gol de tiro libre del mediocampista de la Selección de Venezuela Miguel Vea Vitali.

Nuestro equipo nunca renunció a atacar y a los 38, Battaglia, dentro del área, se anticipó a toda la defensa y con su pie derecho, en un torbellino de piernas, conectó un centro desde la derecha de Riquelme. La definición encontró descolocado a Henao y fuera de carrera.

Cuando el árbitro determinó el final del partido, el punto como visitante tuvo mucho valor. Boca, cuando se lo propuso, controló las acciones y gestó las situaciones más nítidas. Una producción más que aceptable en el camino que comienza a desandar para defender la sexta corona continental.

¡Buen regreso, muchachos!

Boca Juniors

Saludos

Otra Vez Un Rodrigol

787312_346.jpg

En su debut como local en el torneo Clausura, Boca Juniors jugó un gran partido, y goleó a Argentinos Juniors por 4 a 0. Los dirigidos por Carlos Ischia tuvieron en Juan Román Riquelme, a su conductor dentro de la cancha. Los autores de los goles fueron Martín Palermo, Rodrigo Palacio, Jesús Dátolo y Leandro Gracián.

En el comienzo del partido, Boca tuvo algunos problemas, y Argentinos lo complicó con algunos centros cruzados. Más allá de esos primeros minutos dubitativos, el Xeneize se acomodó, y sacó ventaja con la buena jugada colectiva, que la finalizó Martín Palermo, que remató de volea, y el balón pasó por entre las piernas del arquero visitante.

Con el resultado de 1 a 0 terminó el primer tiempo. Ya en la etapa complementaria, Boca salió con todo, y no le dio respiro a su rival. Así llegó el gol de Palacio, que recibió un hermoso pase de Riquelme.

Luego, y para decorar el resultado, llegaron los goles de Jesús Dátolo, y Leandro Gracián, de penal y en la última jugada del partido.

Gran victoria, y pura alegría para todo Boca que llegó al año invicto jugando en La Bombonera.

Saludos

Te Voy A Hacer Gritar

1181580550_f.jpg

El, mejor que nadie, sabe que es el punto a mejorar. Es consciente de que su velocidad complica siempre, de que sus diagonales son difíciles de frenar y de que es una de las principales armas ofensivas de Boca. Pero tiene claro que cuando pica y queda cara a cara con el arquero no es todo lo eficaz que desearía. La definición es todo un tema y Rodrigo Palacio es el primero en tratar de que eso pueda cambiar. Alguna vez dijo que le gustaría “tener el cabezazo de Palermo y la frialdad de Boselli” y hasta fue más autocrítico todavía: “Siempre erré goles, no soy un 9 de área ni un goleador”. Este año, sin embargo, lo arrancó perfecto: tuvo una contra Central, después de la gran asistencia de Román, y no falló. Y si la forma en que resolvió no tuvo más repercusión, fue porque el pase mágico del 10 se llevó todos los méritos.

Pero esta nueva versión de Riquelme, conductor y líder dentro y fuera de la cancha, quiere ayudar a levantar a Rodrigo en ese aspecto. Y ayer, después de la entrada en calor, Ischia dividió al plantel en tres grupos: eso hizo que Román y Palacio compartieron el trabajo de definición. Ahí, el 10 era algo más que el que le pasaba la pelota al delantero. Después de cada remate (que ayer terminaron casi todos adentro), venía la palabra de aliento. “¡Muy buena, Rodri!”, le decía para darle ánimo. En total, fueron 15 los disparos del bahiense y sólo cuatro fueron atajados o desviados (Caranta y Josué Ayala se alternaron en el arco). Los otros, inflaron la red de Casa Amarilla.

El mismo Riquelme que le habla constantemente a Pochi Chávez, que le dijo a Dátolo que le hiciera caso si quería ser titular o que ordena al equipo, ahora parece decidido a darle seguridad a Palacio. El propio Rodrigo confesó el año pasado que su bajón se debía a la falta de confianza. “Me fue bajando. Al ver que no rendía, me bajoneaba. Después empecé a errar goles, y bueno… En un momento ya sabía que los iba a errar”, admitió el 14. El apoyo de Román no sólo es en los entrenamientos o los partidos. Cada vez que le toca hablar, también tiene palabras de elogio para el delantero. “Nosotros queremos que Palacio siga mejorando día a día porque para nosotros es muy importante”, dijo el 10 después del superclásico en Mar del Plata.

Alguna vez, el que hizo algo similar fue Alfio Basile. Para el ahora DT de la Selección, Rodrigo siempre fue su chico mimado. En las prácticas, hacía las veces de conito para ayudarlo a mejorar la definición. “Es un jugador que se genera muchas situaciones por partido. Tiene que hacer el 50%. Si tiene dos, que convierta una”, decía el Coco, que además le brindaba mucha protección. Con él, Palacio tuvo su mejor rendimiento y fue al Mundial de Alemania.

Ahora, el que le quiere poner de nuevo la celeste y blanca es nada menos que Riquelme. Mal no arrancaron. En Rosario, fue pase genial y gol. Si Rodrigo empieza a afinar la puntería, que se agarren…

Fuente: Olé

Saludos